¿Google Keep?… ¡No sin mi Evernote!

Parece que Google nos quiere dar una de cal y una de arena, pues tras anunciar en días pasados el adiós a Google Reader, en el día de ayer se conocía la noticia de que el gigante de Mountain View acaba de estrenar Google Keep, el servicio para tomar notas rápidas al estilo del líder mundial en ese sector, Evernote, una de las 10 herramientas básicas de un buen “Content Curator.

Google Keep vs Evernote

A grandes rasgos, Google Keep tiene más o menos las mismas funcionalidades que Evernote, es decir, nos permite guardar contenidos, “notas”, en múltiples formatos (texto, páginas web completas, extractos de éstas, imágenes, documentos, etc.) y archivarlas, y puedes hacerlo tanto desde tu pc o portátil como desde dispositivos móviles (smartphones o tablets), sincronizándose las notas entre los diferentes dispositivos, pues su integración con Google Drive es total.

No voy a hacer un análisis en profundidad de las características y las bondades de esta nueva herramienta de Google, para ello si queréis podéis leer los que han realizado desde Genbeta o Xatakamóvil.

Lo que si voy a comentar es mi decisión personal de ni tan siquiera probar (al menos de momento, nunca se puede decir: “de este agua no beberé”) el nuevo juguetito de este “Godzilla” de internet en el que se ha convertido Google. Y no porque no contemple las grandes ventajas que supone tener todas tus aplicaciones integradas bajo un mismo paraguas (Gmail, Google Drive, etc., etc.) sino que después de la “faena” que nos han hecho con la muerte anunciada para el 1 de Julio de Google Reader, me he planteado muy seriamente si debo depositar toda mi confianza en ellos, ya que me pueden volver a dejar en la estacada como ha sucedido en el caso anteriormente citado.

De todas formas, la principal razón para no abandonar a mi querido elefantito verde es que este no me ha dado (de momento) ningún disgusto, sino todo lo contrario, es una aplicación que no lleva mucho tiempo en mi vida pero que desde que la conocí se ha convertido en una de las aplicaciones imprescindibles en todos mis dispositivos. Además, al menos hasta la fecha, Evernote se ha comportado de manera ejemplar cuando ha tenido algún episodio de crisis, como hace un par de semanas cuando detectó un intento de intrusión en el que se vio comprometida la seguridad de direcciones de email y contraseñas de sus usuarios y su respuesta fue rápida (en pocas horas) y eficaz: pedir a todos sus usuarios que para acceder al servicio debían de cambiar sus contraseñas.

Toda esta historia de Google Keep y Evernote me recuerda en cierto modo a la “guerra” que estamos viviendo estos días por obtener el mayor número de usuarios entre los dos servicios más populares de mensajería por internet: WhatsApp y Line.

Whatsapp vs Line

El primero, aún siendo a día de hoy todavía el líder destacado en cuanto a número de usuarios, no hace otra cosa que perder cuota de mercado cada vez que empieza a intentar cobrar a los usuarios de Android por algo que habían estado utilizando gratis. Mientras la segunda, creada por el gigante surcoreano Naver , trata de aprovechar dicho error de su competidor realizando campañas de publicidad en televisión tratando de captar al sector de público joven utilizando para ello a reconocidos iconos de la escena nacional.

Es obvio que se podría equiparar a WhatsApp con Evernote y a Line con Google Keep, ya que las primeras son los líderes del mercado en su sector y las segundas tienen detrás a grandes gigantes que los integran con un montón de aplicaciones y juegos, haciendo que la experiencia sea más completa si utilizamos dichas opciones.

Ahora bien, existe una gran diferencia entre Evernote y WhatsApp: mientas que esta última no hace más que meter la pata y en vez de arreglarlo (dicen que rectificar es de sabios), lo que hace es “envestir hacia delante cual búfalo herido”en su estrategia de querer cobrar por un servicio que otras apps dan gratis (no sólo Line, sino Viber, Joyn, Forfone…), ofreciendo incluso en la actualidad varias formas de pago, Evernote no le ha dado a sus usuarios ningún motivo de queja, y si ha cometido algún error (como el intento de robo de datos de sus usuarios que sufrió) ha sido rápida y enérgica a la hora de enmendar su fallo.

Por todo ello, y porque todavía me sigo acordando de la futura muerte de mi querido Google Reader, no estoy dispuesto a “poner todos los huevos en la misma cesta”, así que no me queda más que decir que… “No sin mi Evernote”.

¿ Cuál es vuestra opinión al respecto? ¿Probaréis el nuevo Google Keep o seguiréis fieles a Evernote? Estaría encantado si quisierais opinar al finalizar este post, y por supuesto, si te ha gustado, ¡no dudes en compartirlo en tus redes sociales favoritas! ;-)