Curación de contenidos: FAQs… por Evelio Martínez para Biblogtecarios

El pasado Jueves la web Teletrabaja.me publicaba un post titulado “Curación de Contenidos: FAQs“,  una copia literal (sin reconocer la autoría) de este post con el mismo título de Evelio Martinez en Biblogtecarios  (de abril de este año) en el que trataba de dar respuesta a una serie de cuestiones frecuentes que surgen cuando se habla de qué es un Content Curator.

En este excelente artículo de Evelio Martínez se analizan de una manera muy acertada diferentes cuestiones tales como:

* La adecuación o no de los términos anglosajones “content curation” y “content curator”.

* De sus orígenes, acuñados en 2009 por Rohit Bhargava, así como de los 5 modelos de curación de contenidos expuestos por él en el 2011.

* De la importancia de la Curación de Contenidos para las empresas, de la vinculación o engagement que dicha actividad crea entre ellas y sus clientes (usuarios y/o seguidores) y del posicionamiento que dicha actividad proporciona a las empresas como excelentes fuentes de información en sus sectores.

* La curación de contenidos, además de una actividad relacionada con el marketing,  también es vista como una forma de periodismo que en cierta medida alivia la “infoxicación” informativa que sufrimos en nuestros días.

* La diferencia entre un Content Curator y un Documentalista y la polémica surgida en Iwetel por dicha cuestión.

En esta última cuestión se vuelve a mencionar el post de mi blog en donde trataba de resumir aquel debate tan interesante surgido por aquel entonces entorno a si comparten o no similitudes ambos perfiles profesionales y si se les puede llamar o no a todos bajo la misma denominación.

Así que no me queda más que darle las gracias a Evelio Martínez  por la mención (y por la corrección del “atraco” de Teletrabaja.me)  y pediros que si os ha gustado este post lo compartáis en vuestras redes sociales. ;-)

Tecnofilia - Adicto a la tecnología

¿Sufrimos una “saturación” tecnológica?

A raíz de mi post anterior “La Realidad Aumentada está de moda“, una compañera de profesión, Rosa Llopis, comentaba en un grupo de debate (Bibliotecas 3.0 – La Biblioteca Global) de la red Linkedin lo siguiente:

“… lo que apunta Víctor en su comentario es muy interesante, pero ¿realmente queremos que un libro cobre “vida” a nuestro alrededor? Seguro que hay mucha gente que quiere, pero yo preferiría no hacerlo, porque ¿para qué queremos si no la imaginación? Ése es precisamente uno de los encantos de leer. Cuando yo quiero leer, quiero leer. Cuando quiero ver una película, quiero ver una película.”

Mi opinión a estas cuestiones es bastante opuesta, y me explicaré con un par de ejemplos:

1.- Un Videojuego: Basicamente es un juego en una pantalla (tv, ordenador, etc.) con el que interactuas a traves de un mando, control pad, teclado, etc. Puede ir desde el más básico “matamarcianos” de toda la vida, al estilo “Space Invaders“, en donde el guión o argumento y el apartado gráfico no tienen casi importancia, ya que lo que prima en él es su adictividad… a los juegos de rol japonés estilo “Final Fantasy” en donde no sólo es importante la faceta de la jugabilidad, también es vital la historia que nos cuentan (al igual que lo podría hacer un libro) o las secuencias cinemáticas en donde el componente visual adquiere una dimensión enorme (como en una película de animación).

Mi opción a elegir entre ambos extremos es clara; entre un videojuego clásico y uno tan elaborado, me quedo con este último, sin lugar a dudas.

2.- Un teléfono móvil: Este aparato tan cotidiano en nuestros días, obviamente, como su propio nombre indica, sirve para hablar por teléfono con otra persona. Los hay desde los más básicos, que sólo tienen esta función, mandar SMS y poco más, hasta los smartphones más avanzados de nuestros días, como el Samsung Galaxy III presentado ayer mismo y que no solamente sirve para hablar por teléfono, sino que además te permite conectarte a internet para mirar el correo electrónico, páginas webs y redes sociales, hacer fotografías, grabar vídeos, jugar a juegos, escuchar música y un largo etcétera.

En este caso, mi elección vuelve a ser obvia (si económicamente es posible, of course), me quedo con un smartphone y sus múltiples posibilidades, es más, la otra opción ni me la planteo siquiera.

Y todo ello me lleva a considerar de nuevo las palabras de Rosa, opinión que respeto pero que no comparto: a la hora de leer un libro, revista, etc., podemos optar entre hacerlo a la manera tradicional, es decir, sólo leyendo la fuente impresa o bien hacerlo tal como nos proponen en estos últimos tiempos algunas publicaciones, o sea, tener a mano una tablet o smartphone y aplicando la tecnología de la Realidad Aumentada, ampliar la información y hacer de la experiencia lectora algo completamente distinto y participativo, sin que por ello tengamos que renunciar a usar la imaginación, porqué quizás lo que hacen estas nuevas tecnologías es estimularla aún más si cabe.

Por lo tanto, en mi más humilde opinión, hay que tratar de aprovechar las ventajas que nos ofrecen todos estos gadgets, o al menos, probarlas, siempre y cuando nos lo permitan nuestras posibilidades.

Ahora bien, esto me lleva a considerar si realmente sufrimos una sobrecarga tecnológica, un excesiva dependencia de tanto aparato en nuestras vidas, una tecnofilia exacerbada, una adicción por la tecnología desbordada. Y en este sentido si que pienso que tenemos una “sobredosis gacheteril galopante“, un empacho electrónico, que al igual que comentaba sobre la infoxicación que sufrimos sobre redes sociales, hace que esas largas horas que pasamos con nuestros portátiles, tablets, smartphones, videoconsolas, etc. nos reste un tiempo precioso de hacer otras cosas maravillosas que la vida real, aquella que no sabe de 2.0 ni falta que le hace, nos ofrece ahí fuera, así que por favor, ¡que tanta tecnología no nos sature nuestra VIDA 1.0!, porqué no se vosotros, pero yo, muchas veces, casi me he llegado a sentir como este querido personaje de nuestra infancia :-)

Aportación de los Profesionales de la Información a la Web 2.0

En el post anterior “Reflexión Personal sobre la Web 2.0” dejé una pregunta en el aire: Y a nivel profesional, ¿qué papel desempeña y desempeñará en el futuro el Profesional de la Información?”

Para ello me gustaría primero hacer una clara diferenciación entre los diferentes perfiles del Profesional de la Información: a los ya tradicionales Archivero,  Bibliotecario y Documentalista, en estos últimos tiempos han surgido con mucha fuerza un par de especialistas, el Community Manager y el Content Curator o “Curador de Contenidos”.

Archiveros, Bibliotecarios y Documentalistas:

Poco se puede añadir que no se haya dicho ya en cuanto al papel de estos profesionales de la información: su papel es y seguirá siendo fundamental tanto en la normalización en sus respectivas áreas para poder tener acceso al conocimiento de calidad de una manera organizada y consensuada en todo el mundo, para tratar de filtrar esa ingente cantidad de información y evitar la llamada “infoxicación informativa (en ello “nuestro querido” Google tiene mucho que ver) procurando además de proveer a sus usuarios no sólo con informaciónpertinente” (relativa a un tema, que tiene que ver con dicha materia) a la petición de contenidos que haya realizado la empresa, institución, lector, etc., sino que además han de ser contenidosrelevantes”, aquellos que dentro de su pertinencia, sean además significativos, que añadan calidad y valor a la información relacionada que proporcionan. Y por supuesto sin olvidarse de la atención personalizada al usuario ni de la Alfabetización Informacional.

Community Manager o Social Media Manager:

Este nuevo profesional surgido en las Redes Sociales, es definido por el blog “Maestros del Web” como “la persona encargada de gestionar, construir y moderar comunidades en torno a una marca en Internet. Esta profesión se perfila dentro de las empresas que descubren que las conversaciones sociales en línea, son cada vez más relevantes y que necesitan un profesional que conozca sobre comunicación en línea, haciendo uso de los nuevos canales de comunicación a través de herramientas sociales”.

Una definición propia menos exhaustiva: un Community Manager es aquel Profesional de la Información 2.0 que socializa una marca o empresa con sus usuarios, construyendo, generando y moderando contenidos, debates, vigilando la reputación de la marca y tratando de solventar las crisis hacia esta… y todo ello a través de las Redes Sociales, campañas de marketing en medios de comunicación…

El papel de este profesional en la Web 2.0 se antoja fundamental ahora y en el futuro, pues tratará de dinamizar una comunidad de usuarios en torno a una marca o empresa, haciéndola “participativa y colaborativa”, no simplemente como consumidores de información, sino que ha de tratar de que estos usuarios aporten ideas, opiniones, sugerencias e incluso críticas (si, también críticas) de una manera constructiva para que dicha marca pueda sacar partido a esta información generada en su propio beneficio (para futuras campañas publicitarias, para evolucionar su producto según los gustos de sus consumidores, etc.), y tejiendo a su vez una red de “fieles” en torno a la empresa que sean capaces de difundir el buen nombre y las bondades de nuestro producto.

Content Curator o Curador de Contenidos:

Una definición “técnica” es dada por Nieves González en su blog “Bibliotecarios 2.0”:  “Un content curator es el profesional de la información, bibliotecario, documentalista, que se ha formado en un área concreta del conocimiento, específica, que domina los recursos de información existentes en cualquiera de sus formatos, manifestaciones, etc., que domina también las tecnologías de la información, las redes sociales, y hace uso de ellas, así como de las herramientas de monitorización y marketing social, y que es capaz de filtrar la información necesaria para el usuario y ofrecerla en el lugar y momento oportuno.”

Una definición propia menos exhaustiva: un Content Curator o Curador de Contenidos es aquel Profesional de la Información 2.0 que filtra, genera y distribuye contenidos digitales relevantes.

En un futuro próximo, los expertos predicen que el contenido de la web se duplicará cada 72 horas. En este contexto de abundancia de información, cobra especial protagonismo la necesidad de filtrar y seleccionar contenido relevante y de calidad que nos permita avanzar en la gestión y creación de nuevos conocimientos.

Por otra parte, encontrar y crear contenido de calidad se ha convertido en una herramienta fundamental en las estrategias del marketing digital. En este ámbito, el “contenido de calidad es el rey” ya que es la “materia prima” necesaria para que las empresas y organizaciones puedan aportar valor y conectar con sus usuarios y clientes a través de los medios sociales.

Así, nuevas capacidades, profesiones y herramientas están surgiendo para hacer frente a estas nuevas necesidades. Entre ellas surge con fuerza la curación de contenidos (content curation) y la figura del content curator que, como profesional experto en la metodología y herramientas para la selección, filtrado y distribución de contenido digital relevante, está llamado a ser una figura clave de la incipiente web 3.0.

Esta es mi visión particular de lo que aportan y aportarán en un futuro inmediato los diferentes Profesionales de la Información.